El Gobierno regional fulmina la Dirección General de Cooperación al Desarrollo

CalendarioCalendarioX
Jun 2022

Esta restructuración del organigrama de la Consejería de Isabel Franco supone un gran retroceso y la desarticulación de la política de Cooperación

Esta mañana se ha hecho público que el Consejo de Gobierno de la Región de Murcia ha modificado el organigrama de algunas de sus consejerías, afectando de manera muy negativa a la Dirección General de Gobierno Abierto y Cooperación, donde la Cooperación queda fulminada de la estructura de la Comunidad Autónoma. Será la Dirección General de Servicios Sociales y Relaciones con el Tercer Sector quien se encargue de gestionar esta política, pero sin estructura propia.

Ante esta terrible decisión queremos mostrar nuestra preocupación a lo que consideramos un enorme retroceso para la política pública de Cooperación murciana, y para todas las personas que trabajamos por mejorarla. 

Exigimos que la Cooperación no dependa de los vaivenes políticos

Muchas veces hemos reclamado tiempo atrás que la Cooperación necesita de una estructura administrativa sólida, dotada con recursos y personal suficientes. Este tipo de acciones van en la dirección totalmente contraria. Supone un desmantelamiento prácticamente total de la actual estructura, ya de por sí débil e insuficiente, pero capaz de conseguir grandes avances, impulsando y dando fuerza a la política de Cooperación, como refleja el alto grado de cumplimiento del Pacto por una Política Pública de Cooperación firmado en 2019. Encajar la Cooperación dentro de una consejería con tal volumen de competencias y sin prácticamente personal técnico para esta área, supone condenarla casi a la desaparición, haciendo que se diluya y se vuelva minúscula ante lo que le rodea.

La Dirección General de Servicios Sociales no incluye como competencias propias la Cooperación. A través de este tipo de procedimientos se está restando importancia a esta política, situando a la Región de Murcia en una total incapacidad para hacer frente a las consecuencias de los actuales desafíos globales, como la incidencia de la covid-19 o el conflicto de Ucrania. Decisiones, que parecen incluso arbitrarias, como la desvinculación de las acciones relacionadas con Agenda 2030 (las cuales se quedan en la Dirección de Transparencia) de la política de Cooperación demuestra el sinsentido del esqueleto administrativo que se pretende crear. 

La Cooperación Internacional es hoy más importante que nunca. Nos enfrentamos a una crisis global en términos climáticos, sanitarios, bélicos, financieros y alimentarios. Mientras que a nivel nacional tenemos toda la atención puesta en la elaboración de la nueva ley de cooperación estatal, la cual refuerza el actual sistema de Cooperación frente a estos retos mundiales, el gobierno de la Región de Murcia demuestra su incapacidad de estar a la altura ante esta situación. 

Desde la CONGDRM exigimos que se rectifique esta decisión y se dé marcha atrás. Tememos profundamente que se atrasen, o incluso, se queden sin resolver, cuestiones fundamentales como convocatorias pendientes de resolución o la elaboración del registro de ONGDs. Y, especialmente, nos encontramos actualmente inmersos en el proceso de elaboración del II Plan Director, y todo lo que suponga entorpecer este procedimiento es sinónimo de dinamitar la política de Cooperación Pública de la Región de Murcia.